Graduación Itaca

Reflexión de Guadalupe Coello para el Grupo Itaca en su graduación como
Terapeutas Corporales 2007- 2009

EL VIAJE A ITACA

"Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca
ruega que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
A los Lestrigones, a los Cíclopes
o al fiero Poseidón, nunca temas.
No encontrarás trabas en el camino
si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita
la emoción que toca el espíritu y el cuerpo.
Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,
ni al feroz Poseidón has de encontrar,
si dentro de tu alma no los llevas
si no los pone ante ti tu corazón.
Ruega que sea largo el camino.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que - ¡con qué placer! ¡Con qué alegría! -
entres en puertos nunca antes vistos.
Detente en los mercados fenicios
para comprar finas mercancías
madreperla y coral, ámbar y ébano,
y voluptuosos perfumes de todo tipo,
tantos perfumes voluptuosos como puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
para que aprendas de los sabios.
Siempre en la mente has de tener a Ítaca.
Llegar allá es tu destino.
Pero no apresures el viaje.

Es mejor que dure muchos años
y que ya viejo llegues a la isla,
rico de todo lo que hayas guardado en el camino
sin esperar que Ítaca te de riquezas.
Ítaca te ha dado el bello viaje.
Sin ella no habrías aprendido el camino.
No tiene otra cosa que darte ya.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado
sabio como te has vuelto con tantas experiencias,
habrás comprendido lo que significan las Ítacas."

Constantino Cavafis (1863-1933).

Mar abierto no sólo esta compuesto de corales, de hermosos peces,
de cuevas donde vive Neptuno, de alegres delfines, También esta
compuesto de lágrimas que produce el crecimiento, de voraces
tiburones que nos acechan y quieren comer nuestra conciencia, de
sirenas hermosas que nos distraen en el viaje con su canto
hermoso, su lujuria y sus placeres exóticos …en mar abierto, si se
sabe ver, veras que la luna proyecta su plateada luz sobre el negro
mar y provoca que las estrellas resplandezcan con tanta luz, con
tanta fuerza, que te guiaran en el viaje.
Este viaje que ha realizado el grupo Itaca ha sido un viaje evolutivo
con grandes esfuerzos, Ha tenido su propio proceso y sus leyes
orgánicas: respirar profundo, centramientos, arraigo, ha tenido su
propio ritmo, su propia danza, a veces solo femenina y suave, a
veces masculina y ruda otras tantas induciendo al caos para llegar
finalmente a la integración del cuerpomente, para cada uno de
ustedes ha tenido este viaje su propia enseñanza. En este viaje
Itaca ha encontrado su sabiduría interior.
Yo los invito a mantener el proceso, ya que este es continuo,
continúa tu viaje abriendo tus ojos luchando contra la ceguera y la
inconciencia. Recordar que el viaje de Ítaca , no ha sido solo
moverse ha sido abrirse a corazón rasgado, desgarrar las
vestiduras de la máscara, respirar profundo hasta que duela,
renacer de la semilla hasta alcanzar nuestro árbol de mostaza,
navegar en Mar abierto ha sido tener la curiosidad respetuosa de
conocer al otro, de desnudarlo, para compasivamente sanar sus
heridas, ha sido amar el trabajo comunitario, ha sido un viaje
alrededor del cuerpo físico, de tensiones musculares, rigidices en lo
profundo de la osamenta, desentrañar las heridas viajando al
interior de nuestro cuerpo de nuestro cerebro, con la actitud del niño
que llevamos dentro, con su capacidad de sorpresa.

Recuerda que no serás como Ulises tapando tus oídos para no
escuchar el canto de las sirenas, podrás escucharlo y recurrir a tu
fuerza interior para discriminar , no pondrás gafas obscuras para no
ver la vida, para no bajar a las islas y descansar o tomar sus frutos
exóticos, o caminar por ratos en sus arenas doradas, compartir
momentos entrañables, como lo hemos hecho tantas veces en Mar
Abierto Durango tomando unas ricas tostadas o burritos, jugos de
mango, de durazno y porque no, platicando de simplezas, con la
risa franca, como hacen los guerreros, un rato de paz para volver al
camino.
El proceso sigue…. continúa tu viaje, respira profundo, como dice la
poesía de Cavafis no temas a los demonios de la envidia, de los
celos, de la ira ahora ya sabes como convertirlos en aliados, así
cuando llegues al final de tu viaje y desembarques en Itaca, esta no
será un pequeña isla desierta, será el Paraíso, será el regreso a
CASA, la cuota para entrar al Paraíso Itaca es……….
AMA HOY …. VIVE AHORA.